sábado, 18 de julio de 2015

De mi libro: Los ojos del alma ¿Estamos ciegos?



De mi libro: Los ojos del alma

Un invidente paso por detrás, tocando el muro en el que ella estaba sentada, este se movió por su lado izquierdo y se sentó junto a ella.

Estaba algo apurada y el tiempo parecía no correr. Los minutos, como lo conocemos, se extendían. En ese extraño momento se queda contemplando lo casual, mientras este se transformó en algo más. 

Las personas que pasaban comenzaron a verse muy lentas y lograba percibir las emociones que estos llevaban. Tantos mundos frente a ella despertaron su curiosidad, y se percató de la sonrisa que tenía el invidente.

De repente pensó: "Quizás estoy más ciega que él".

El personaje le recordó algo... Carpe Diem, se decía así misma.
Dejo de apresurarse y de enfocarse tanto en lo que vendría, todo a su alrededor se contuvo.Soñó despierta con quien le concedió una visión diferente del mundo y se estremeció al pensar en verlo en medio de la gente, que quizás algo sobrenatural la había puesto ahí para conectar dos universos diferentes y hacer colapsar el destino para enseñarle, que como el invidente, tenía que pararse un segundo a contemplar y aprender, como todo cambia según la perspectiva con que se mire. 

Mauricio Zyos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario