viernes, 7 de agosto de 2015

De mi libro: Los ojos del alma / Ella


De mi libro: Los ojos del alma

Fragmento.

Unos cuantos retoques y su mejor vestido, ese que le cubría el alma y dejaba afuera toda su sensualidad. Un cabello lo suficientemente llamativo y el cuerpo que tanto había trabajado para conseguir. Una noche más, un chico más, unos minutos de ir al cielo y regresar nuevamente al infierno tedioso de su rutina, en un cuarto cualquier, con un chico cualquiera.
De pequeña había leído suficiente en los libros para entender que la vida se aprende viviéndola y no soñándola, que quien vive mucho de sueños se pierde si no los pone en la tierra. En aquel entonces tenía las ganas de aprender más allá de lo escrito, su vida no se resumía a lo que sus padres le hacían leer día tras día. Aunque todo lo plasmado aguarda gran sabiduría, sus planes eran diferentes; deseaba hacer su propia historia, sin príncipes azules y cosas de las que todos hablan como el amor. Ella sabía que era mejor dejar detalles como esos en los cuentos.
Eso la había llevado a ser una mujer deseable para cualquiera, no solo en su físico, sino también por lo que pensaba, y una manera inigualable de controlar cualquier situación con un hombre que fuese a comprometerla. Se sentía lo suficientemente independiente para ser capaz de reprimir cualquier lazo afectivo y estrechar con sus piernas a quien quisiera. 
Para ella el juego de los hombres no la dejaba caer en el horror del amor incomprendido, para ella lo que hacía no era pecar… era vivir su vida.

Mauricio Monsalve

No hay comentarios.:

Publicar un comentario