lunes, 1 de febrero de 2016

Fragmento de mi libro: Los ojos del alma / De Kind para Hope:



De mi libro: Los ojos del alma




De Kind para Hope:




No sé cómo se le puede llamar a esto pero soy consciente

del momento en que nació. Tú estabas entre esas personas que

no conocía, y desde que te vi no pude dejar de fijarme en cada movimiento que hacías. Cada actividad que planteaban mis amigos dejaron de ser relevantes, sólo puedo decir que me hacían sentir de alguna forma alegre. Me percate de lo innecesario que fue decir algo o presentarnos. Inventamos un lenguaje sencillo con nuestras miradas.




Fui buscando poco a poco un espacio para acercarme, hasta que estuviste sentada en aquel lugar con tus amigas y ese tipo raro que no paraba de hacer algo que llamará tu atención.

Yo lo ignore, pero jamás deje de estar presente a lo que pasara con tus ojos. Y es difícil para cualquier hombre, por más confianza que tenga en sí mismo, no sentirse nervioso ante lo que representas y lo que hablaban todos de ti. Nadie se percató

del puente que creamos, un misterio que aún resuelvo cada mañana.




Se hacía de noche y por fin sucedió, ese bendito espacio en el que nos dejaron a solas, mi cuerpo actuó acercándome al tuyo.

Observe tus labios y dije algo como... Dios, me haces temblar de solo mirarte. Y entre más me consumía ese momento, todo se volvía claro y tu sonrisa fue el golpe final.

Suavemente susurraste: yo me siento igual...




Mauricio Zyos

No hay comentarios.:

Publicar un comentario